¿Cómo limpiar el cobre?

La limpieza más sencilla del cobre se realiza con un paño humedecido con vinagre y sal gorda. Si no tuviéramos, podríamos hacer la misma limpieza frotando con medio limón y bicarbonato y secando con un trapo enérgicamente para sacar brillo.   Si el cobre está oxidado, realice una pasta hirviendo vino con sal gorda. La pasta líquida que obtenga se extiende con un trapo frotando con mayor fuerza en las manchas. Aclare y pula con otro paño limpio. Los refrescos de cola también son muy eficaces contra el óxido, deje el objeto de cobre oxidado durante unas horas en remojo y verá el resultado.

Para retrasar la formación del verdín habitual en el cobre, aplique una capa de aceite de linaza o parafina una vez realizada la limpieza.

Autor: www.productosdelimpieza.com.mx