¿Cómo limpiar los suelos?

Los suelos son las superficies que más expuestos están al desgaste, especialmente en las zonas de transito continuo. También sufren el peso del mobiliario de la casa como el roce continuo de tacones, por eso merece una mención especial. 

Paso a paso como limpiar los suelos:

1º) Limpiar el polvo: Para limpiar el polvo diario utilizar el aspirador, al menos día por medio lavantar migas, polvo, piedrecillas, etc del suelo para evitar que con el roce del calzado se marque el piso. Si no tiene aspirador puede utilizar una mopa con tejidos especiales que atrapan el polvo. Verificar que la bolsa esta bien colocada y en caso de estar llena se deberá cambiar para que el aspirador sea efectivo. El aspirador es ideal para levantar el polvo, lo mantiene asentado mientras lo aspira.

2º) Fregar el suelo: Generalmente el fregado del suelo se realiza una vez por semana, a menos que surja algún imprevisto, como pisadas de lluvia, el derrame de algún liquido, etc. Para realizar la limpieza del suelo es conveniente utilizar dos cubos con el escurridor de mocho, uno con agua limpia para enjuagar la fregona sucia y otro con agua caliente con detergente para fregar. Si se utiliza solo un cubo, al cabo de un rato de fregar el agua estará muy sucia y los suelos quedarán opacos. Primero se pasa la fregona bien mojada y en la segunda pasada se pasa bien escurrida. Siempre fregar de adelante hacia atrás, para no pisar donde se ha limpiado.

3º) Encerar Suelos: El mercado ofrece una variedad de ceras en función al suelo que se desea aplicar. Su composición puede ser diferente pero su forma de aplicar es igual para todas. La cera se aplica con un trapo preferentemente de lana o algodón atado a una escoba o a una mopa. Las ceras se acumulan en el suelo a medida que la vamos aplicando y en algún momento habrá que eliminar algunas capas. Para eso se usa un limpiador para retirar cera, compuesto de amoníaco.

Hay tres tipos de ceras para suelos: 
Las ceras de pasta sólida: Excelente resultados para suelos muy deteriorados, se obtiene un brillo muy duradero y al pasar la enceradora reluce como el sol. El único inconveniente que presenta es la forma de aplicación, se realiza a mano. Dejar secar bien para sacar brillo.

Las ceras de disolvente líquido: La cera líquida es más fácil de aplicar, bastará extender con un trapo de lana o algodón de forma pareja. Es menos duradera que la sólida.

Las ceras de emulsión acuosa: No se puede utilizar en suelos vinílicos, corchos o de madera natural que no se hayan impermeabilizados. Muy fácil de aplicar y su aplicación deberá ser más continuada para conseguir una efecto duradero.

Autor: www.productosdelimpieza.com.mx