¿Cómo eliminar el moho?

Cómo eliminar el moho, ese “okupa” tan molesto en nuestras casas El moho produce ese olor a cerrado y humedad tan desagradable que nos golpea en la cara cuando abrimos por ejemplo el armario. Se manifiesta como manchas negras y cierta apariencia grumosa sobre la superficie de nuestras cosas.

La mejor forma de pelear contra el moho es prevenirlo y para ello el aire fresco y la luz brillante son tu mejores armas.

En general debe mantener las superficies limpias, mejorar la circulación de aire y reducir la humedad. Y para ello, ventiladores, aire acondicionado o deshumedecedores son los artefactos más usados.

Sin embargo, en los siguientes párrafos encontrará consejos específicos y por cierto, muy útiles, para eliminar el moho efectivamente en cada habitación de tu casa, cuando no haya Usted podido prever ni evitar su aparición.

Moho en la cocina
Limpia la grasa de las paredes con frecuencia ya que el moho se alimenta de ella.
Aplica una capa de barniz en los marcos de las ventanas, de esta forma permanecerán secos.

Moho en el baño
Evite dejar las toallas mojadas sobre el piso o poco extendidas ya que la humedad que conservarán ofrece un ambiente ideal para el moho.
Secar la cortina de la ducha y asegúrese de que no tengan residuos de jabón o shampoo. Mójela en una solución de agua y sal, y cuélguela de nuevo. El moho y la sal son en general incompatibles.
Utilice un trapo o toalla pequeña para secar las ranuras entre los azulejos del baño ya que el enmasillado ayuda al desarrollo del moho cuando el agua se queda entre las ranuras.

Y si desea que las juntas de los azulejos y del pavimento de las cocinas y los baños recuperen su color blanco orginal, aplíqueles una mezcla de pasta con tiza común, alcohol y agua.

Dormitorio y vestidores
Utilice un foco incandescente para secar la humedad dentro de un vestidor que no tenga ventilación. Recuerde mantener los objetos alejados del foco para evitar un sobrecalentamiento y que algo se queme. Deje el foco encendido unas cuantas horas al día, y por lo menos una vez a la semana.
Si no hay electricidad en el vestidor utilice bolsitas de silica gel, zeolita o algún otro deshumedecedor.
Los zapatos de cuero deben mantenerse limpios y secos antes de ser guardados. Si a pesar de todos los cuidados se forma moho en la superficie, límpielos con un trapo húmedo.
Deje la puerta y una ventana de cuando en cuando para promover una buena circulación del aire por toda las habitación.

Autor: www.productosdelimpieza.com.mx