¿Cómo limpiar el oro?

Para limpiar los objetos y joyas de oro bastará con sumergirlos en agua jabonosa, aclarar y secar.   Otros métodos muy efectivos son frotar con pasta de dientes y aclarar después con agua, añadir al agua jabonosa unas gotas de amoniaco o dejar en remojo durante diez minutos en leche tibia. Una vez limpio se seca con una gamuza que no suelte pelusilla para sacar brillo.

Las joyas de oro blanco se limpian perfectamente batiendo una clara de huevo untándola sobre la joya con un pincel. Se deja secar y se retira frotando con un paño. Para probar si ese objeto o joya es de oro un método sencillo es frotarlo contra una piedra de cuarzo, se acerca una llama a la raya que hemos hecho, si la raya desaparece por efecto del calor muy probablemente no se trata de oro o es de baja calidad.

La pureza del oro depende de sus quilates, el oro puro tiene 24 quilates, el de 22 está compuesto por un 91,7 por ciento de oro, un 4,2 de plata y un 4.1 de cobre. El oro de 18 quilates está compuesto de un 75 por ciento de oro, un 12,5 de plata y un 4,1 de cobre y el 9 quilates tiene un 37,5 por ciento de oro, un 31,25 de plata y un 31,25 de cobre.

En joyería se utiliza normalmente el oro de 22 y de 18 quilates ya que al tratarse de un metal muy blando el oro puro se deforma.

Autor: www.productosdelimpieza.com.mx