Cómo limpiar una parrilla

 

 

Tanto si tu parrilla es de carbón o de gas, las parrillas tienen que limpiarse bien de manera regular. Cocinar en una rejilla limpia mejorará el sabor de tu comida, minimizará los riesgos para la salud de los alimentos, hará la limpieza más fácil y extenderá la vida de tu parrilla.

 

1.- Cepilla todos los restos de comida que queden en la parrilla con un cepillo para parrillas de bronce mientras la parrilla esté todavía templada, pero una vez se haya apagado el carbón.

 

 

2.- Aclara la rejilla de la parrilla completamente y deja la parrilla sin cubrir para que se pueda secar por completo.

 

3.- Quita las cenizas frías de la parte de abajo de la parrilla para prevenir que retengan humedad, que puede causar que la parrilla se oxide e interfiera el flujo del aire la próxima vez que la uses.

 

Limpiar las Rejillas de una Parrilla a Gas

 

1.- Baja la llama al mínimo tan pronto como quites la comida de la parrilla. Cepilla la rejilla con un cepillo de cobre durante 10 segundos para quitar los restos de comida más grandes.

 

2.- Pon la parrilla al máximo hasta que desaparezca el humo para quemar cualquier resto de comida.

 

3.- Apaga los quemadores.

 

4.- Cepilla las rejillas de la parrilla hasta que estén limpias con un cepillo de bronce.

 

5.-Rocía las rejillas generosamente con aceite vegetal para hacer que se suelten los restos de comida que puedan seguir pegados. Una vez se hayan soltado con ayuda del aceite, estos restos caerán bajo la rejilla y se quemarán la próxima vez que se encienda la parrilla.

 

Consejos

 

Usa un estropajo de lana de acero, presionando con cuidado para limpiar más a fondo la rejilla de la parrilla.

 

Guarda los elementos de limpieza de la parrilla cerca de esta para hacer más rápida y más fácil la limpieza de la rejilla de una forma regular.

 

Si la rejilla de la parrilla está cubierta con porcelana, asegúrate de que usas sólo un cepillo de cerdas de bronce para limpiarla. No arañes las rejillas cubiertas de porcelana con el rascador que tienen la mayoría de cepillos para parrillas porque puedes dañar la cobertura.

 

Echa salsas para barbacoa con base de tomate durante los últimos minutos antes de retirar la comida para minimizar la limpieza.

 

La comida pintada o marinada con vinagre, zumo cítrico o salsas con base de soja hará la limpieza de la parrilla más fácil.

 

Asegúrate de leer el manual de instrucciones para limpiar tu parrilla. Si no tienes el manual, puede que lo encuentres en la página web del fabricante.

 

Para limpiar muy a fondo, envuelve la rejilla con un papel de aluminio resistente, cubriendo la rejilla con la parte brillante hacia afuera. Pon la rejilla en la parrilla caliente durante 15 o 30 minutos, dependiendo de la suciedad. Una vez se enfríe, quita el papel de aluminio. Si quedan restos de comida, puedes quitarlos con un cepillo y agua con jabón templada.

 

Advertencias

 

Para evitar el riesgo de quemarte, no intentes limpiar las rejillas encima de carbón caliente.

Los restos de comida que quedan en las rejillas pueden convertirse en caldo de cultivo para bacterias dañinas que pueden contaminar la comida que pongas en la siguiente ocasión.

 

Cosas que necesitarás

 

Cepillo de cerdas de bronce para parrillas.

Estropajos de lana de acero fina con jabón

Lavaplatos líquido suave

Esponja o trapo limpio

Cepillo de acero inoxidable (para la parrilla a gas)

Rascador de plástico (para la parrilla a gas)

Espátula de 2.54 cm (1 pulgada) (para la parrilla a gas)

Papel de aluminio para forrar las sartenes (para la parrilla a gas)

Spray de aceite vegetal (para la parrilla a gas)

 

Autor: www.productosdelimpieza.com.mx