Limpieza en altura

Para empezar, la limpieza de altura es limpiar la cara externa de edificios altos que llegan ser inaccesibles limpiarlos desde el interior y, ésto incluye lavado de vidrios, marquesinas, espectaculares y fachadas. Para hacer este tipo de trabajo, se necesita personal capacitado y sobre todo, poder manejarse en las alturas sin sentir vértigo. Es decir, no sentir miedo a las alturas que pueden llegar hasta los 30 metros. Asimismo, saber escalar hacia abajo (en caso de estar en columpios) Además, en cada trabajo es una nueva situación en la que el limpiador debe afrontarse porque cada edificio es diferente y puede haber imprevistos como que abran la ventana de repente; que aparezcan ciertos animales (ratas y palomas, sobre todo); que la soga se enrede, entre otros más. Existen empresas de limpieza especializada en este servicio ya que cuenta con personal con experiencia y disposición para realizar de manera segura y efectiva, así como cierta condición física para ser ágil y estar equilibrado con el arnés y las cuerdas.

Definitivamente, lo más difícil del oficio es bajar (todo el trabajo va de arriba hacia abajo), ya sea sentado en el columpio o de pie en la plataforma. Siempre estará el miedo a caerse, por lo que las medidas de seguridad siempre estarán presentes para evitar accidentes. A continuación, éste es el equipo para poder hacer la limpieza de alturas:

Cepillo de cerdas: que no sean de plástico ya que éstas pueden rayar los vidrios. Asimismo, hacen más liviano el trabajo.

Jalador: Permite finalizar el lavado. Hay que tomar en cuenta que la goma del jalador no esté rallada o gastada para tener un buen arrastre del agua, jabón y demás suciedades.

Cubetas: Con agua y jabón. Arnés de cintura y pierna. La seguridad ante todo, en especial en este trabajo, aunque esté en una plataforma o en un columpio, siempre está preparado en caso de emergencia (que se corte la cuerda o la plataforma no esté bien asegurada.)

Las cuerdas: Que sean rígidas y que tengan una resistencia al soportar pesos de hasta 2 toneladas. También, que sean lo más largas posibles por los mismos edificios.

Plataforma y/o columpio: El columpio puede ser en forma de silla. La plataforma puede contar con elevador hidráulico o estar amarrado con cuerdas gruesas y poleas. Polea: Para las cuerdas y la facilidad de subir y bajar

Autor: www.productosdelimpieza.com.mx