Pasivación del acero al carbón

El fierro en estado puro es muy difícil de encontrar, salvo en las minas, esto debido a su inestabilidad química. Es por ello que normalmente se encuentra asociado con oxígeno, para formar óxidos. Cuando se desoxida el acero al carbón, naturalmente se inicia un proceso de re-oxidación y por consecuencia de corrosión. Para evitar esto, es necesario realizar una pasivación y así eliminar la “ansiedad” del fierro para unirse al oxígeno. Se aplica a tanques, tuberías, cambiadores de calor, calderas, y en general cualquier elemento fabricado en Acero al Carbón. En generadores de vapor se le conoce también como pre-pasivación, pues antecede a la pasivación con magnetita producida al arrancar el equipo.

Autor: www.productosdelimpieza.com.mx