Limpieza en tinacos y cisternas

Limpiar y desinfectar aljibes, tinacos, cisternas o cualquier lugar donde se almacena el agua potable, es necesario porque sirve para prevenir enfermedades e infecciones. El agua se contamina por diversos factores como la presencia de elementos orgánicos como hojas, ramas, trozos de madera, así como lodo e insectos y en ocasiones, pequeños roedores y otros animales. También, con el tiempo pueden acumularse sarro, moho, hongos, gravas y más que pueden provocar dar paso a bacterias y gérmenes que se exponen fácilmente en el ambiente, ya sea empresarial o residencial.

Este servicio se compone desde el desazolve (quitar todo lo que pueda tapar las tubería o cualquier ducto); la limpieza y lavado de las paredes (pueden enlamarse con el tiempo), así como la desinfección profunda para eliminar cualquier rastro de microorganismo. Se recomienda hacer este servicio cada 6 meses, de acuerdo a lo establecido por la Secretaría de Salud. Por eso, las empresas dedicadas a los servicios de limpieza recomiendan mantener en perfectas condiciones los almacenes de agua con las siguientes sugerencias: Evitar la acumulación de óxido en el interior de las tuberías: Siempre están en contacto con el agua, por lo que hay en el mercado productos de limpieza biodegradables así como empresas dedicada en mantenerlas en perfectas condiciones Evitar que se tapen las regaderas: Cabellos, restos de jabón y otros elementos que puede acumularse y provocar atascos.

Mantener tapados los depósitos para evitar filtraciones y contaminantes Además, hay que tener especial atención con los materiales de los depósitos como aquellos hechos de asbesto o de polietileno, ya que con el tiempo pueden desprender materiales y producir lama, que a mediano y largo plazo producen afecciones.

Autor:  www.productosdelimpieza.com.mx